ancla

Emociones positivas creativas un motor para nuestros proyectos de emprendedor.

Recordar ese momento de inspiración o de claridad que te empujó a perseguir un sueño y dedicarte a él, es importante no olvidar lo por el camino. Puede convertirse en un aliado y en un modo de auto-evaluación muy interesante

Reencontrarte con ese primer impulso que te llevo a tomar una trayectoria profesional y personal en concreto es un manantial de emociones positivas creativas si cuando acudes a él mentalmente te hace sentir del mismo modo, o como mínimo no te deja indiferente.

Existe una visión del éxito que ya hemos comentado muchas veces que habla  “facilidad de las cosas que tienen que ser”, lo que no se si es una frase de proceso pasado o de presente. Recuerdo a muchos emprendedores hablar de su “garaje” o de sus inicios cuando han llegado a la cima de sus objetivos.

Durante el trayecto son importantes también considerar como precepto  la perseverancia en lo que crees.

Por una parte nos encontramos por un lado con un tipo de creencias que piensan que lo que es fácilmente dado tiene sentido y que lo que cuesta no. Aunque la valoración de fácil puede tener infinidad de aplicaciones.

En cualquier caso en ese mar de posibilidades, surge la idea o la posibilidad de recuperar el sentimiento anclado con el origen de la idea que nos ha llevado  hasta nuestro proyecto actual.

Y en esa emoción es posible encontrar muchas respuestas.

Ancla en una imagen, sonido, conversación positiva …el origen de tu proyecto emprendedor, y ves a él cuando lo necesites para ver como te sientes.