La cocreación es una nueva terminología de un nombre compuesto que identifica de forma general procesos de  creación compartida. En Marketing muchas veces se acota este tipo de acciones entre la empresa y sus clientes.

También podemos darle un aire más mundano a la definición que nace gracias a la tecnología y la creación de las redes sociales como nuevo canal de comunicación inverso que potencia la actividad crítica y de opinión del consumidor.

Es decir que lo que ha ocurrido es que a quien fabrica le interesa conocer y saber la opinión de para quien lo hace.

Y por experiencia se, que el motivo es generalmente para optimizar recursos, afianzar la innovación e intentar adelantarse a nuestro deseos, es decir con una intención muy clara hacia la rentabilidad.

Permitirme que os de una visión de experta en innovación industrial,  porque los que leéis este blog, ya sabéis mi opinión sobre los proyectos volcados exclusivamente a la rentabilidad. A mi me gusta pensar que co-crear es participar en algo, mejorar una idea o practicar la creatividad colectiva antes de que se llene el almacén de cajas preparadas para pedidos, o peor aun tengamos que comprar el molde a China porque el coste de  innovación que nos hemos inventado no lo soporta el mercado, y toda su red de canalizaciones.

Digo esto, si me lo permitís porque el mundo del marketing está lleno de potentes nombre de marcas que co-crean ( * así suena algo extraño), o mejor dicho juegan con sus consumidores, con bonitos stands, anuncios y participaciones mediáticas, pero muchas de esas marcas ( no todas),  siguen fabricando en países subdesarrollados en condiciones laborales no aceptables , y eso, señores no es Co-crear, yo más bien lo llamaría otra cosa.

Así, que de nuevo no hay términos que valgan sin valores que los sostengan, por muchas campañas mediáticas que se empeñen algunos, lo que también ha supuesto las redes sociales aunque no con la efectividad deseada aun, es a crear consciencia de sociedad al consumidor, y la posibilidad de dejar de ver solo lo que nos muestran, para (si te interesa) profundizar un poco más en tanta terminología poco clara.

Cocreación es como he dicho antes, un proceso colaborativo donde participan personas con un mismo objetivo, crear.

Cuando, quién, como y porqué se de la cocreación son los verdaderos puntos de valor de ese proceso.

Cuando oigo a algún profesional hablar o equiparar cocreación en términos de mercadotecnia (* Conjunto de técnicas y estudios que tienen como objeto mejorar la comercialización de un producto), por ejemplo acerca de definir cocreación como una acción que permite a una empresa ofrecer al cliente directamente lo que necesita y quiere.

Eso es que nunca ha gestionado la creación de productos, practicado la innovación, ni tampoco escogido la merienda entre un grupo de escolares que deben decidir que ponerle a su bocadillo, eso es de nuevo otra cosa.

No significa que los usuarios no sepan lo que quieren que hay de todo, (* leer mi ultimo libro os gustará),  es sencillamente porque para poder crear has de conocer reglas, las posibilidades de producción, materiales, sin entrar en costes, o temas medioambientales o en las millones de cosas que cooperan en la fabricación o creación de algo, material y también inmaterial o servicio hoy en dia.

Así que personalmente prefiero devolverle a la nueva palabra la bondad de la colaboración, que si queremos, se nos da muy bien como género humano, y apuntar la importancia al detalle y los objetivos de porque hacemos las cosas.