Comunicarse con tu jefe, un cliente, un compañero, un colaborador, o un proveedor es …

…aunque sencilla y evidente, una de las premisas más importantes a la hora de tener una buena relación laboral o comercial, es además un valor de futuro con un retorno de la inversión garantizado. 🙂

comunicarse

Esta sencilla frase sobre la comunicación con los demás parece obvia, y en cambio no lo es, en un porcentaje  muy elevado de las interacciones personales que se dan en un entorno laboral, van en dirección contraria.

  1.  Sabe él ( jefe, cliente, compañero,colaborador o proveedor entre otros) lo que realmente piensas.
  2.  Crees que él ( jefe, cliente, compañero,colaborador o proveedor entre otros) ) te dice lo que realmente piensa.

 

 Aquello que NOSOTROS podemos hacer es lo que cambia las cosas, lo que pueden hacer los demás, sólo ellos pueden cambiarlo.

  1. Le has dicho a ( jefe, cliente, compañero,colaborador o proveedor entre otros) lo que realmente piensas, al respecto de ese tema y de otras cosas.
  2. Le has dado a ( jefe, cliente, compañero,colaborador o proveedor entre otros) la OPORTUNIDAD de que te diga lo que piensa.

Las relaciones profesionales no se deciden y comentan en los lugares y en los momentos justos, porque de alguna forma sorprendentemente en nuestra sociedad empresarial, estamos acostumbrados a contar muchas de esas cosas importantes  fuera de horas de trabajo, es por lo tanto aun  más dicifil que las reuniones de empresa sean lugares propicios para decir lo que uno piensa.

En mis ya muchos años como consultora, me he preguntado muchas veces para que sirven realmente esas reuniones si nadie dice lo que piensa, y muchos de los problemas  internos que se dan en una organización, se han resuelto con un poco de sinceridad, algo que al final muchas personas agradecen.

No todas las personas comparten esa necesidad de claridad, y algunas prefieren vivir a escondidas para crear situaciones confusas y propicias a su modo “oculto” por llamarlo de algún modo de hacer.

Esta es la opción de algún perfil de persona muy determinado que muchas veces trasciende al entorno laboral para meterse de lleno en el plano personal, por nuestra parte evidentemente sino pensamos como ellos, se trata de admitir que existen y sobretodo descubrir si están localizadas  en nuestro entorno laboral próximo , pero ese es otro tema.

Las zonas de café o de descanso de las oficinas, fábricas y otros lugares de trabajo son generalmente verdaderos hervideros de información. Para poner un ejemplo práctico muy descriptivo de esto que digo, el otro día, unos trabajadores comentaban que se habían percatado de que podían  haber cámaras o micrófonos grabando conversaciones laborales en sus lugares de trabajo.

¿ De verdad la empresa cree que con cámaras o micrófonos resolverá su problema de comunicación con el más importante de su potencial humano?

En otras culturas esto que explico es menos frecuente, y todos los que intervienen en los procesos laborales tratan de arreglar las cosas dentro y no en sus casas, pero por alguna razón la nuestra es una cultura de poca sinceridad y así nos va.

Suele ser muy fácil, y se trata de no buscar momentos críticos para decir verdades, hay que saber crear ese CLIMA de sinceridad, que es el único sitio real donde deben decir las cosas. Y para ello una actitud serena y relajada es imprescindible aunque el tema sea “escamoso”, no vale de nada la ira en un intento de conversación.

TODOS SOMOS IGUALES y no me refiero a que todos tengamos que tener lo mismo, ni actuar de la misma forma, sino que todos pertencemos a la misma humanidad con nuestras diferencias. Esa aceptación ya nos situaría en una posición más igualitaria a la hora de relacionarnos.

Este marco de igualdad como especie debería de ser una premisa social a construir, potenciar y respectar por parte de cada uno de nosotros.  Cuando sientes que el otro es igual que tú y que puede sentir como tú se crea un espacio para la empatia y el entendimiento, que es de lo que va este post.

Vive tus sentimientos en la vida real, no en tu memoria o en tus pensamientos.

Hay frases dilapidarias en nuestra tradición lingüística impresionantemente absurdas como:

  • “!Si supiera lo que pienso¡”
  • “!No tiene ni idea de lo que está pasando¡”
  • “!”Se va a enterar de lo que le voy a decir¡”
  • “¡Esta información me la reservo por si las moscas!”
  • “¡Cuando llegue a casa se lo contaré a mi mujer!”

¿ Quien no ha sentido o oido alguna vez una frase típica como estas?

Cualquiera de estas frases, NO te llevan nunca a comunicarte con otro, sino más bien al contrario, te llevan a aislarte y a marcar más distancia con las otras personas. Incluso si es distancia lo que quieres marcar o conseguir, 3 sencillos consejos que podrás aplicar y que reportarán grandes benefícios.

  1. Simplemente DILO, con respeto y dilo
  2. Dí siempre como te sientes, independientemente de la respuesta del otro.
  3. Y escucha sin prejuicios, lo que el otro tienen que decir.

Artículo original 2014, septiembre 9