Innovación disruptiva o  Innovación evolutiva …  son adjetivos de un nombre:  INNOVACIÓN.

Lo complejo de una terminología socialmente tan utilizada, es que al final no acaba describiendo lo que realmente significa y su flexibilidad interpretativa entra en el difícil mundo de la ambigüedad.
Tanto el término Innovación, como Diseño o Creatividad son las palabras protagonistas de las últimas generaciones de nuestra Humanidad, y hacen referencia a comportamientos globales, a técnicas comunes y a conceptos universales que compartimos como sociedad, aunque muchas veces definan poco o nada. Podemos oir diariamente esos términos sin que ya pongamos demasiada atención al poder de las palabras.

También son modas, tendencias o prácticas que responden a todo un entramado económico y cultural  que especialmente los medios de comunicación, entre otros, utilizan y transmiten con mucha asiduidad para definir cosas de la sociedad que nos incumbe a todos. Así que al final estas palabras quedan en la conciencia colectiva y muchas veces no dicen nada, simplemente por la ambigüedad de lo que pueden abarcan.

Aqui tienes algunos datos:

EL Diccionario de la Real Academia Española, es la «creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado.»

Wikipedia dice sobre la innovación, aquí

Y por sinónimos de innovación encontramos: novedad, originalidad, creación, invento, cambio, perfeccionamiento, mejora.

En cuanto a teorías hay infinidad sobre innovación porque es una de las palabras de nuestro siglo.

¿Qué es realmente innovación?

Yo intento conectar y aproximar las palabras y lo que significan a las personas para facilitar las cosas en vez de complicarlas, es mi modo de acceder o de empezar un análisis o a un intento de reflexión.

Tanto la Innovación, como el diseño y la creatividad son “particularidades”   propias de los seres humanos, hasta aquí podría haber un acuerdo, y tampoco exactamente por ejemplo si tenemos en cuenta opiniones como las de  Ricardo Marín, doctor en Educación y uno de los más profundos investigadores de la creatividad en España, afirma en el libro “Manual de la Creatividad” – que basa su inspiración en la botánica y la zoología.

Otra reflexión importante, es considerar si esas particularidades o capacidades es para todos los seres humanos o tan solo para algunos.

Mi opinión basada en mi experiencia en relación al ámbito empresarial y de la emprendeduría, es que la innovación ahora está siendo utilizada como un recurso auxiliar y a veces redentor, es decir que han existido siempre empresas y por lo tanto personas, que han tenido siempre muy claro ese concepto, y que lo han aplicado a sus gestiones, ofertas, productos, sistemas… etc y otras que no.

Pero posiblemente las que no lo haya hecho no es por falta de la capacidad.

De hecho aplicada a una actividad profesional o empresarial, innovar se convierte casi en una actitud y un deseo de mejora verdadero, pero no solo en los grandes objetivos, sino realmente en las pequeñas cosas.

Si aplicamos el deseo de innovar, en vez de entender la Innovación como algo acabado, lo que hacemos es potenciar y encontrar un modo de cambio algo vivo que nos permitirá adaptarnos a un mercado cambiante. Dotará a la estructura o a la actividad determinada, de flexibilidad y de capacidades de adaptación, no por ello se debe pretender conseguir inventar cada día algo nuevo, algo por otra parte bajo mi punto de vista complejo por muchas y variadas razones.

Si no que convertiremos la ansiada innovación en una actitud que efectivamente todos tenemos la pongamos a la práctica o no.

Me gustaría hacer mención a un brillante frase de Gloria García-Cuadrado:

“Análisis objetivo de la realidad ( o de lo que consideramos como tal), espíritu crítico ( y respeto por las opiniones) y humildad ante los hechos.”