Vuelvo a menudo al mundo de los sinónimos, porque estos me ofrecen claridad al intentar no solo comprender conceptos sino las realidades que se ocultan tras ellos. Hoy me apetece hablar de sectores, aquellos que agrupan actividades empresariales, industriales … ¿Cual es el tuyo?

Un sector es también un compartimiento, sección, departamento, división, grupo, parte, zona, tramo, parcela, porción, fase …, y eso aplicado tanto al mercado, como a la formación, así como a cualquier otra actividad humana, es un problemón porque afecta directamente a otros conceptos más actuales que requieren urgentemente de la normalización; como son la colaboración, el entendimiento, la multidisciplinariedad, la integración … rasgos indispensables para cualquier proyecto global que se emprenda hoy.

¿Qué ha ocurrido? Sencillamente que ha cambiado el panorama social, laboral y tecnológico de nuestro mundo, y en este nuevo escenario, son la colaboración, el entendimiento, la multidisciplinariedad, la integración… los nuevos valores que predominan.

La multidisciplinariedad es la búsqueda del conocimiento, interés o desarrollo de habilidades en múltiples campos, y es un elemento y tiene un papel clave en relación con la creatividad y la innovación.

Somos globales, y lo que hace uno nos afecta a todos.

Sumamos a la globalidad, y a la multidisciplinariedad, la internacionalidad, lo que hace Estados Unidos está claro que repercute en el mundo, pero lo que le sucede a Grecia también.

Unas autopistas tan grandes que abarcan tanto, tiene un efecto contrario que es la tendencia a cerrarse y a crearse micromundos y eso es lo que les pasa a los sectores.

Especialmente en el ámbito industrial, pero también en el de servicios, por disciplinas o campos, las personas y las empresas se agrupan, se cierran celosamente ante todo lo demás, a veces por la misma dinámica de la actividda, o por ejemplo por las ferias y canales de conexión internacionales.

Muchos sectores tienen un comportamiento endogámico, la práctica según la cual un grupo de individuos rechaza o niega la incorporación de individuos ajenos al propio grupo. Algo muy humano, que al final se va adheriendo a las estructuras que componen los hombres como son empresas y sectores.

La palabra se compone del prefijo endo-, que significa ‘dentro’, y -gamia, que significa ‘unión’.

Esta tendencia, que años atrás era mucho más acentuada y oscura, y o bien pertenecías con todos los privilegios a una parcela de funcionamiento del mercado, y conocías las reglas sagradas de un sector, y por tanto estabas dentro, o por el contrario, no te enterabas de nada y estabas fuera.

Supongo que incluso con barreras y limitaciones tan marcadas, hay personas que siempre saltan muros, y yo soy de esas, incluso habiendo pertenecido a un sector muy determinado durante mucho tiempo, mi tendencia siempre ha sido la de colaborar, mezclar, compartir y enriquecerme con lo que hacian otros, y esa fue siempre marca de la casa, algo que recomiendo plenamente para tu proyecto y para conocer mejor el sector de tu negocio, mirar los otros.

En plena era de las comunicaciones, que no es de mayor calidad seguramente, sino más amplia, es muy fácil conectar todas esas áreas que dan servicio al mercado, una actitud y una visión pro-activa y enriquecedora te posibilita para entender mejor el mercado, y sobre todo te permite tener una foto más amplia del usuario final, ese gran desconocido en su decisión de compra, que todos desde nuestro pequeño palco queremos dar respuesta.

Está muy bien especializarse sin duda, si uno no pierde la capacidad de relacionarse, de escuchar y de compartir, si esa especialización le lleva a la hegemonía, al poder de la oportunidad, esta se vuelve oportunismo, cuyo antónimo son altruismo y generosidad, y el mundo de hoy, va por otra autopista aunque algunos aun no se hayan enterado.

Quien lo hace mejor normalmente no compite, sino que comparte.

Quien tiene más poder económico no abusa, sino respeta.

Empieza por compartir lo que sabes con los demás, y enriqueceras tu punto de vista y tendrás una idea más amplia del lugar donde todos quieren llegar: EL MERCADO.