Creer en uno mismo es la clave del éxito de un emprendedor, hay poco más, o mejor dicho sin ese valor de confianza no hay proyecto que valga.

Lo habré dicho infinidad de veces, y a veces me pregunto si yo misma me lo aplico, y honestamente he de reconocer que a veces no. Seguramente en mi caso, mi excusa es convincente ya que la esencia de mi proyecto es ayudar a otros emprendedores y por eso trabajo para ellos, y no para mi.

Tengo comprobado que aquello a lo que le dedicas tu tiempo es aquello que crece, lo que estoy experimentando por primera vez es, si ese crecimiento puede ser de algun modo también indirecto.

Lo que tengo muy claro es que de forma indirecta o directa…

… sino crees firmemente en tu proyecto, en tus capacidades y trabajas en esa linea hagas lo que hagas, el proyecto no va, y eso también va por mi.

Me viene a la mente el refrán . ” En casa del herrero, cuchillo de palo” … una alusión para quienes no usan para beneficio propio, el arte y conocimiento con que sirven a otros, pero también de forma alusiva, hay un carpintero que sale reforzado de ese desalisado ;), osea que siguiendo en refranero ” No hay mal que por bien no venga”, yo no me imagino a ningún herrero plantearse dejar de serlo, cuando reconoce que tiene un instrumento de madera en casa, ¡Por algo será!

Volviendo a mi caso y de forma más explícita podría entonces dejar lo que estoy haciendo en cuanto a consultoría con otros proyectos e invertir todo lo que se hacer en mi …, y la verdad, es que lo más mágico de encontrar un no ( o un si) , es reconocer que has formulado la pregunta correctamente.

En realidad siento, que ya me va bien así, porque el éxito de los demás es el mio y que lo único que me falta es encontrar la medida justa para mi, entre la rentabilidad adecuada al trabajo que me supone hacer eso que hago, * algo para otro post. Nunca o casi nunca me equivoco en el timing de un proyecto, tengo muy interiorizado los procesos y el mercado, y cuando llevas años detrás de un proyecto, al final no solo formas parte de él, sino que  sobretodo no quieres abandonarlo justo en el punto en que sabes que va a despegar. Así que esa utilización del tiempo es también un factor muy importante para valorar el éxito de lo que hacemos y de lo que nos propongamos, porque entre tanto hacemos lo que realmente construimos o vivimos: es la vida.

Lamentablemente yo ya me he apeado de muchos trenes que había empujado para que se movieran , y me he retirado por la razón que sea para que otros hayan disfrutado del trayecto, y no es un lamento sino una forma parte y parte esencial del aprendizaje y la experiencia que te ofrece entender mejor el ritmo del mercado.

No voy a aludir mi responsabilidad para mi misma, y si considero que mi proyecto personal no funciona como esperaba puedo hacer varias cosas. Como siempre abandonar es una opción,  y también lo es intentar ver más allá y dejar de clasificar los resultados con la dualidad típica de que algo no vaya o vaya bien, y de este modo en vez de una conclusión tendré un dato y una oportunidad.

Yo en realidad no tengo vocación mediática,  y si he “alzado” la voz todos estos años, es por responsabilidad social y porque como madre he sentido que debía intentar cambiar las cosas con mi experiencia allí donde pudiera, no hay mucho más, que los demás escuchen o no es como todo en la vida cosa de otros.

Seguramente en algún momento no muy lejano, conseguiré afilar el mejor cuchillo de todos los que tengo en la herrería, porque no tengo intención de cerrarla cueste lo que me cueste, y a eso se le llama Perseverancia, y esta junto al amor y confianza por lo que hacemos, se llama EXITO.