Hablámos de proyectos, de clientes, de competencia y de mercado. Cuando aquello que ofreces, vendes o sirves es rechazado por que es caro, no te preocupes eso también lo puedes convertir en una oportunidad.

El otro día cuando con un emprendedor, dedicado al servicio, la calidad y volcado en ofrecer a su proyecto contenido y alma, pierde un proyecto que lleva unas semanas trabajando. Antes que el lamento, es conveniente el análisis. Pasa muchas veces con la innovación, la creatividad y otras actividades comerciales en “MODO OPCIÓN”, es decir apuestas por un proyecto sin saber si te lo adjudicarán, sin cobrar nada por el trabajo que supone, y evidentemente con alegría y buen humor, porque el tiempo invertido es tuyo.

Este artículo es interesante porque la noticia chocante es que hay una gran parte de las actuales transacciones económicas en nuestro país, que son en “MODO OPCIÓN”, más de las deseadas. Así que viene bien ponerse al día, mientras la económica acaba de aclarar posiciones. En esos casos, es evidente que el calibrado de la inversión es muy importante, pero igualmente importante es calibrar como está tu tasa de ilusión, confianza, y  aceptación, como valores implícitos de que eso que estás haciendo es tan solo ( por darle una visión ) una posibilidad.

El modo económico y resumido de acometer ese tipo de acciones es calculando muy bien lo que inviertes, lo que puedes ganar y sobretodo lo que supone que en ese mismo tiempo que le dedicas a eso, puedes dejar de hacer y ganar otra cosa. Esa sería para mi una visión profesional centrada en los recursos humanos que son la base principal de los proyectos emprendedores.

Si es que NO, es decir si el resultado de esa actividad no se da, lo primero que has de sentir es Alivio, es decir es mejor así, y es así porque si se debe a un tema de Precio, es decir tu cliente no acepta tu oferta sea la que sea por tema de dinero ( y todo dentro del sentido común dentro de las transacciones de enriquecimiento personal) , es importante que sepas que ese es el valor principal de tu interlocutor, y que por lo tanto has de estar dispuesto a aceptar que irá incrementado esa exigencia, y por lo tanto lo que le ofrezcas debe tener implícito ese valor que el requiere.

¡Ahora escoge, que te interesa!, y si, siempre hay más oportunidades…

Muchas veces que este tema ha surgido en mis círculos profesionales, coincidímos que esa carrera desde Europa hoy está muy condicionada, porque cerrando los ojos todos sabemos como, donde, y porque se fabrica en el mundo más barato.

Así que si eso te ocurre en cualquier momento de la actividad de tu proyecto, un modo de encontrar la oportunidad, es dar la gracias por el filtro que implica esto , y a otra cosa mariposa. También puedes para entender mejor las cosas, algo recurrente en mi libro,  aprovechar para ponerte en el lugar del otro, y ver que harías tú en ese tipo de decisiones, ponte en modo consumidor, y piensa que harías tu ante una decisión parecida de arbitraje de adquisición de algo que tu conoces, dentro de una estructura determinada.

Así de paso, no olvidaremos que todos tenemos responsabilidad de mercado en mejorar lo que hacemos, fabricamos e innovamos aquí en Europa.