El valor económico del trabajo de un creativo es una reflexión, una campaña y una llamada para el cambio y también un hastag #ValorCreativo. El trabajo de un creativo es importante, ha de ser remunerado, aceptado y bien pagado. La otra opción que sea gratis, poco valorado… no ayuda a nadie y consigue un panorama en el mercado de cosas sin valor.

Trabajar en lo que te gusta no tiene límites, ni horarios, ni tampoco un control personal de las  ganas de implicarte en algo nuevo, ni de colaborar ,y si además se trata de diseño y creatividad lo más posible es que te aparezcan cada día un montón de posibilidades donde mejorar las cosas, porque esa es la esencia del diseño CREAR, y MEJORAR LO QUE EXISTE, y los creativos somos observadores, escaneamos el entorno porque la mirada es nuestra mejor fuente de inspiración.

Difícilmente encontraras a un paleta haciendo muros gratis fuera de su proyecto, o a un vendedor de una tienda vendiendo cosas fuera de su tienda, y eso es tan solo una metáfora para pensar… claro que otras muchas profesiones se pasan del ámbito profesional al personal en términos de ayuda o de colaboración del mismo modo que le ocurre a la creatividad, pero es muy importante entender cuando uno ayuda o cuando uno trabaja para otro,  las ideas no son gratis, ni fruto de la inspiración y de un momento.. son fruto del conocimiento, la experiencia y la formación de quien las crea.

Antiguamente estaba la figura del primo de turno que hacía diseños baratos el fin de semana, ahora hemos evolucionado y algún profesor espabilado hace trabajar a 70 estudiantes por 100 euros. Poco añadir más que en valores hemos evolucionado poco.

Sucede muchas veces que en nuestro sector los contratos de los creativos son complejos de acotar, muchas veces y por error sobretodo si eres freelance y no actúas como las  grandes agencias que protegen sus ideas como debe ser al precio que ellas consideran.
Si hay cosas difíciles de acotar pero sino lo haces de antemano te puedes llevar más de una sorpresa, porque las cosas que de algún modo se consideran “intangibles” si se le puede llamar intangible a un logotipo, un dibujo o una idea … acaban por transmitirse y pasar de mano en mano sin darle el valor al autor que merece.

Existe la “llamada propiedad intelectual” pero esas hazañas de justa reclamación pueden acabar con tus ganas de crear, y con tu tiempo, aunque si conviene busca un buen abogado que te diga que no puedes perder y no que te cobre incluso avisándote que puedes perder.

Al final lo que he aprendido es que si eso sucede, es decir te quitan una idea, un proyecto … en ese caso es mejor dejarlo ir y a otra cosa,  trabajar para esa persona o empresa con este tipo de valor a la larga tiene siempre consecuencias que conviene saber lo antes posible, y seguro ese modo de hacer no es exclusivo en este ámbito.

Crear un contrato y acuerdo previo por escrito es la obligación de cada uno de nosotros, en el que queden valoradas las horas que seguro un buen creativo doblará por amor al arte ( de ahí la palabra)

Valor creativo, una filosofía de vida

Camisetas #ValorCreativo