perfil de nieve

Mi YO DE NIEVE

 

Trabaja siempre como si escucharas tú música preferida, como si estuvieras mirando tu paisaje favorito, con una gran sonrisa y pensando que aquello que haces tiene un sentido, una finalidad y que te hace mejor persona.

Sino es así, conviene revisar que es aquello que estas haciendo, siempre hay una posibilidad de mejora de cambio, siempre que uno sea consciente que aquello que le ocupa en realidad solo le preocupa.

En mis notas de la escuela siempre indicaban tiene muy buena disposición para aquello que emprende, entonces no me parecía nada atractiva esa valoración, incluso envidiaba positivamente el poco esfuerzo que necesitaban algunas niñas que con solo un poco de atención hubieran logrado lo que se propusieran. Pero el tiempo te da perspectivas nuevas y aquello que entonces no parecía tener el valor que yo quería , HOY LO TIENE TODO.

Yo preferí proponérmelo y lo demás vino solo, el conocimiento, los idiomas, los premios y la carrera profesional.

En realidad es un tema de conexión con uno mismo, hablo mucho de ello en mis escritos, porque me gustaría que le llegara a cada una de las personas que siguen mi blog, que encontraran en estas palabras una nueva forma de plantearse las cosas. Sentirse en conexión hacia dentro con uno mismo permite acumular energía que luego te propulsa allá donde tu quieras.

Así que hoy viernes, aunque este Post saldrá el lúnes, es un bonito día como otro cualquiera, sentirse animada y respetar los “timings” propios, es decir el tiempo necesario que necesita cada uno para llegar a ser quien quiere ser es la mejor opción  para este camino que compartimos juntos en la vida que nos toca vivir.

Hay varias formulas para ello, muchas de ellas lógicas, obvias pero a veces  olvidadas en el cotidiano hacer y devenir de los días.

  • Pide ayuda cuando la necesites
  • Sonríe siempre a tu interlocutor, aunque a veces te deje con la boca abierta
  • Haz las cosas sabiendo que pueden realizarse, que tienen opción.
  • Colabora con los demás y piensa en ellos, eso te traerá muchas mas cosas que pensar en uno mismo.
  • Vistete con el traje de la alegría cada día como si este fuera a ser diferente de ayer.
  • Los problemas pasan, las preocupaciones se quedan, déjalas ir, haz espacio.
  • Si soy dos personas en una, la que ríe y se divierte y la que está triste y se amarga, deja esta última en un cajón y llévate la otra siempre que puedas a pasear.
  • Disfruta de la energía colectiva que conformamos todos como sociedad, no estas solo, no te sientas solo.
  • No esperes la valoración ajena para justificar lo que hagas, simplemente hazlo, llegará.
  •  Esta bien pensar en mañana pero hoy está mucho mejor, porque el presente existe, el futuro lo estas escribiendo AHORA.

Son muchos los consejos personales que me nace escribir en esta nueva entrada de año y es que:

Si somos quien queremos ser , haremos lo que queramos hacer.

Antes de hablar de un proyecto, de un objetivo, de un modo de hacer… hablemos de ti, o mejor aún habla contigo mismo y si puede ser en voz alta mucho mejor.

UN YO DE NIEVE

(*) Estas vacaciones jugando con los niños hicimos un ejercicio donde nos dejábamos caer en la nieve como si cayéramos al vacío, y creamos un Yo de cada uno de nosotros de nieve al dejar dibujada la silueta en el manto blanco.

Cuando vi la imagen lo que más me sorprendió es la posición de mis  brazos.