Emprender requiere ilusión, la ilusión de ver los deseos cumplidos, pero el camino es esencial en este tipo de proyectos.

¿Qué hacemos durante el tiempo que le dedicamos a algo?

Lo primero que se me ocurre es vivir lo intensamente…

Lo segundo es que aunque uno tienda a proyectar hacia un futuro próximo o lejano donde verá o donde siente que verá cumplidos sus objetivos / deseos no olvidarse nunca del presente.

Parece que el presente, especialmente en los emprendedores es un lugar en el que realmente vivimos pero del cual también tendemos a  abstraernos por hábitos de lo resultados esperados del  mañana.

Esa es la conexión que he buscado transmitir con mi metodología de gestión, permitirnos conectar con nosotros mismos y con lo que realmente queremos. POdría parecer obvio, y esa reflexión que a veces nos asalta en medio de la vorágine de emprender algo a modo de susto o de reflexión alarma sobretodo en situaciones de dificultades financieras o de obstáculos varios, a veces sentimos como señales cosas que igual no lo son, son solo pruebas para comprobar la autenticidad de aquello que estamos haciendo.

¿Donde está la sutil linea de empujar un proyecto que igual no es y perseverar en uno que seguro lo es?

Muy buena pregunta, de la cual se positivamente que solo uno mismo tiene la respuesta. Y de eso estoy segura ya con las tablas que atesoro en el medio, porque a pesar de que algunos se empeñen, nadie tiene una bola de cristal donde poder ver el futuro, y si fuera así vivir, lo que se dice vivir perdería cierto interés en todos nosotros porque la sorpresa, la ilusión por el mañana es algo innato a nosotros como seres humanos, seres que tenemos una amplia visión de lo que puede ser la vida, una exagerada capacidad a la adaptación al medio, un medio que hemos construido y que está en constante movimiento constantemente revoloteando alrededor nuestro.

A veces me preguntan y cada vez más a menudo

¿Crees en la viabilidad de todos los proyectos que gestionas?

… y la respuesta meditada a esa pregunta es que no se trata de lo que yo crea sino de lo que crea la persona que emprende, lo que yo hago es escuchar, valorar y ayudarle a hacerse preguntas.

Para mi un buen coach es aquel que logra hacer de medio, de herramienta para la conexión de la otra persona, no el que dirige, o impone sino el que desde la sabiduría de lo personal es capaz de ofrecer una nueva perspectiva a otra persona, especialmente si esta la ha perdido.

Cuantos más proyectos, procesos y vivencias tienes más fácil se hace descubrir algunas cosas, aunque cada proyecto es un mundo, una posibilidad y una oportunidad. Y si es cierto que una gestión tiene pautas comunes, pero el misterioso y apasionante mundo del conocimiento personal me adentra cada vez más en el mundo de las personas y en aquello que hacen, y tal vez sea mi metodología o visión espacial de las cosas lo que focaliza, analiza y abstrae de lo material, la actividad o la disciplina que genera esa persona haciendo lo hace la máxima revelación sobre ella misma, es donde más información personalmente soy capaz de abstraer de sus palabras o pensamientos, de los actos, hechos o acciones.

Así que uno debe ser consciente de aquello que está haciendo en ese momento, y no automatizar sus actos, en ellos encontrará respuestas, las sensaciones y la oportunidad de ver que es lo que realmente quiere hacer al respecto de su proyecto, y sentirá en primera persona si empuja un carro que en realidad no es suyo, o que substituye la posibilidad de ir cómodamente andando o por otra parte si necesita de su seguridad, y perseverancia para seguir adelante.

 

PERSEVERANCIA sinónimos – constante, perseverante, firme, persistente, incansable, voluntarioso… auqnue también  obcecado, pertinaz, testarudo, obstinado, terco.