A cerca de las expectativas, de las ilusiones que ponemos en las cosas y la aceptación.

Hay muchas cosas que aceptamos y que hacemos motivadas por nuestras carencias, cosas que sabemos que no van a aportarnos aquello que necesitamos y que aun así nos enredamos en ellas a costa de causarnos problemas y a veces incluso sufrimiento. Entonces nuestra atención tiene una excusa perfecta para no resolver eso que nos falta y continua ciclicamente en perderse y empeñarse en gestas que realmente solo nos debilitan en vez de hacernos más fuertes.

¿ Qué es una expectativa?

Una expectativa es lo que se considera lo más probable que suceda. Una expectativa, que es una suposición centrada en el futuro, y por lo tanto que se desconoce, y por su propia naturaleza de suposición puede o no ser realista. Un resultado menos ventajoso puede a veces ocasionar una decepción, al menos generalmente.

DES-transformacion-personal

Una falta de seguridad, de recursos económicos,  de amor, también de autoestima son a veces motivos para generar esperanzas y tambien pueden ser causa suficiente y evidente para justificar enredarse en esas cosas que en realidad sabemos que al final no nos van a aportar nada de todo eso que parece faltarnos. Es el deseo, el control, la necesidad de influencia , la prisa…lo que nuestro ego utiliza para emprender cosas que no deberíamos, y es rápido y muy convincente.

¿Qué realmente te falta que crees que está fuera de tí ?

En realidad también ocurre que al  final es más fácil  perdonar a quien nos hiere porque lo hemos elegido que a nosotros mismos, de este modo alimentamos así nuestras faltas de forma innecesaria y muchas veces a … precios muy altos.

Si lo que te ofrecen , o lo que decides hacer, no es ni lo ves claro, déjalo ir, porque aunque seguro interesante y tentador, no es la oportunidad lo que pierdes sino el tiempo y con el tu propia credibilidad para hacer otras cosas que tengan mucho más que ver con lo que realmente necesitas.

Engañar a tu sabiduría interior por comodidad o incluso por aparentemente necesidad de una forma que no te conviene, es a la larga un problema más por resolver.
Llama a las cosas por su nombre sin miedo, conviene que sepas si es hambre o sed lo que tienes y si lo que vas a ingerir te va a saciar o dar un dolor de barriga.