Aplicar este concepto espiritual de la filosofia china en el ámbito profesional es un punto relevante de éxito para conseguir nuestros objetivos a corto y sobre todo a largo plazo porque si la aplicas correctamente  no emprenderas ni ocuparas tu tiempo en cosas que no tocan.

El concepto “mitad de camino” proviene de otra forma de pensamiento, de otra cultura, seguramente por ello no sea tan reconocida en la nuestra y posiblemente también por un tema cultural no se aplica con la firmeza que debería en entornos profesionales. Pero si la utilizas y la  se aplicas con firmeza te ayudara a construir relaciones sólidas y estables en el mundo de los negocios.

Es necesario aclarar que para mi el significado de sólido tiene una connotación diferente de lo que pueda parecer a primera vista, yo entiendo solidez y la equiparo mejor al BAMBU que al cemento.

Porque el BAMBÚ es sólido pero también es flexible, dos cualidades perfectas para la adaptabilidad al medio.

Cuando gestionamos un proyecto y nos relacionamos con otras personas es decir hacemos…

…transacciones, negociaciones, acuerdos, tratos, intercambios o compromisos.

En ese caso es  muy interesante aplicar la filosofía que yo llamo ” mitad de camino”

Sencillamente se trata de que cada participante recorra exactamente la mitad del camino que toque recorrer, es decir sin son dos personas, una recorre la mitad y la otra la otra mitad.

Este simple planteamiento facilitará muchas las cosas.

Visto de otra forma y para entenderlo mejor, si uno de los dos, por buena voluntad, por generosidad o por necesidad de afecto y consideración avanza más del recorrido que le toca, intentado ya digo con buenas intenciones hacer más de lo que le toca, esa transacción queda contaminada con esperanzas, con deseos y con ideas que no están estrictamente basadas en la igualdad de trabajo de un proyecto, sino en otras cosas que pasaran al mundo de los bienes intagibles , y eso complica enormemente el escenario de las negociaciones.

Parece obvio pero mi experiencia me dice que en realidad  ocurre mucho más habitualmente de lo que parece. Es mejor considerar de forma clara cual es la contribución de cada una de las partes,  y  esperar exactamente lo esperado del otro, y no un supuesto. Si cada una de las personas que realizan una negociación entienden esta filosofía, las bases de ese trato son claras y si además son flexibles están preparadas para los cambios que puedan darse.

No debemos temer o ocultar lo que esperamos de un intercambio empresarial de la otra persona, estés en el puesto del cliente o del proveedor, esa no distinción jerárquica también es muy importante, y lo digo porque ya sabemos que venimos de la cultura de que el cliente siempre tiene razón, cuando todos sabemos que eso tampoco responde a la realidad.

El equilibrio de las necesidades, y la claridad en lo que hacemos es una base estupenda para nuestro proyecto y también para la vida, podemos convencernos de muchas cosas, esperar otras muchas, pero sino hay luz clara en nuestro camino y en nuestras relaciones, es posible que las cosas que nos vayamos encontrando por ese camino no tengan la luminosidad que deseamos.