sello_creatividad_blancoLa creatividad es una cualidad innata en todos y cada uno de nosotros. Aunque hoy ser creativo es una decisión, tu decisión. Hubo tiempos que ser creativo en cambio era una necesidad para la supervivencia de nuestra especie.

De niño tenemos mucha más consciencia y presencia de esa realidad que de adultos, porque la creatividad va de la mano del aprendizaje.

Pero ocurre que hay un momento  de nuestro crecimiento que más que descubrir o crear aprendemos habilidades.

Todos juntos conformamos realmente una sociedad que comparte creatividad, la utilizamos para concebir todos los artefactos que vertebran nuestra existencia. Existen agentes activos y agentes pasivos de esa creatividad colectiva, pero la conformamos todos, aunque sea como usuarios. Lo que ocurre es que el porcentaje de agentes activos es cada vez menor.

Y todo ello ha ocurrido evidentemente en constante evolución. La técnica y también no olvidemos la escasez de recursos, ha saturado el planeta llenándolo de cosas que realmente no se yo si necesitamos, ¿ Tú que piensas?.

En cualquier caso es esta una imprescindible reflexión que nos hemos de hacer todos, y plantear un debate sobre  la sostenibilidad de todo lo que hemos creado a corto plazo, porque los datos apuntan a una necesaria revisión a todos los niveles de la sociedad que hoy tenemos y que hemos creado casi sin al parecer pararnos demasiado a reflexionar.

¿Es posible seguir siempre inventado, en un mundo que tiene de todo y más?

Volvamos a los niños, estos exploran e intentan entender el mundo a través de todos sus sentidos nuevos y poco influenciados, digamos que la materia prima puede ser cualquiera y no plantea demasiados dudas, se pinta, se moldea, se construye, se monta, se arranca o se saca algo de su sitio sin más.

Pero poco a poco aprendemos a alargar la mano para alcanzar aquello que queremos y que normalmente está hecho. Concluyendo sucede que en un momento dado hay un producto para todo aquello que buscan, o al menos nosotros los adultos se lo damos. En ese momento y paulatinamente in creccendo se deja poco a poco de explorar e inventar para aprender a utilizar , manipular o comprar, también se aprende a cuidar, asegurar pero no a re-diseñar y tampoco a cuestionar  según las nuevas exigencias de las generaciones que vienen.

Empezamos a vivir de la creatividad del mundo que nos envuelven, y esta bien ya está pensado , hecho solucionado y fabricado, pero..

¿ Nunca te has cuestionado como consumidor la forma de algo que has adquirido?

Aprendemos como sociedad a abrir  las manos en vez de los ojos.

No se trata de cambiar constantemente todo lo que nos rodea, muchas de las cosas que conforman ese mundo son fantásticas, se trata de no perder nuestra capacidad  crítica, nuestra visión y perspectiva sobre las cosas que nos rodean, y sobre todo intentar convertirnos en agentes activos de la creatividad colectiva y eso pasa evidentemente al plano del consumidor responsable.

Personalmente yo entiendo  la creatividad de una forma más amplia, es un modo de pensar, de vivir, es riqueza, es diversidad, es un canal de comunicación personal e intransferible que habla de una forma de ver, de entender y que unida a la técnica, una idea puede representarse y materializarse en algo nuevo.

Ese algo puede ser cualquier cosa, evidentemente arte, pero también el diseño,  servicio, moda, funcionalidad, forma de relacionarse, comunicación…

Comparte la creatividad un maravilloso valor con la riqueza natural, la diversidad, pero en la Naturaleza la diversidad coexiste equilibradamente,  es selectiva y sostenible, sería muy interesante que nuestra sociedad pudiera replicar ese mérito de la misma forma que ocurre en el mundo natural.

Concluyendo,  es cierto que  hoy el mundo como lo conocemos  no depende de nuestra creatividad individual, pero debemos intentar recuperar ese espíritu, que nos ayude a cuestionar nuestra posición en la zona de confort creada por  una creatividad colectiva cómoda, medible, cuantificable, y que también no nos engañemos se ha convertido en una poderosa herramienta de dominio  e influencia de una minoría. A partir de la creatividad de unos pocos vivimos muchos, y eso es dependencia.

Potenciar la creatividad individual para compartirla con los demás puede mejorar las cosas.

Recuperar el pensamiento creativo de las personas, puede aportar nuevas visiones del mundo que vivimos y lograr que el sistema productivo, económico, cultural y demás  admita y asuma esos cambios que necesitamos a favor de la comunidad GLOBAL.

Porque :

1) La capacidad creativa  es valor, confianza en uno mismo, percepción, intuición, crítica, libertad, curiosidad y tenacidad.
2) La creatividad así es innata al ser humano, gracias a ella este se construyó un mundo a medida que lo diferenció del mundo animal.
3) la aplicación del pensamiento creativo es posible ponerlo en práctica en innumerable ámbitos.
4) El espíritu creativo se reconquista, recupera el tuyo.