Desde el concepto de creatividad colectiva que llevo tratando hace ya unos meses  llego a un nuevo concepto de creatividad expansiva o explosiva, un ejercicio que va desde dentro hacia afuera y que compartida en entornos empresariales multiplica sus efectos y capacidades allí donde se encuentre.

100% Creatividad  es uno de los lemas con los que identifique el contenido de este blog.

Hablar de creatividad y especialmente de tutelar o ayudar a que esta aflore de los proyectos de los emprendedores y de las empresas es algo que he hecho mucho como consultora, pero hacerlo desde una metodología de auto-gestión y desde la formación en talleres es algo innovador en si mismo, que se ha convertido en una aventura. Esencialmente me ofrece la posibilidad de disfrutar de una visión global de lo que ocurre con la creatividad en entornos profesionales.

Hace poco siempre haciendo referencia a mi trayectoria profesional recibí una mala noticia, que al mismo tiempo se ha convertido en una revelación muy positiva a cerca de como funciona la creatividad industrial expansiva en nuestros mercados y en nuestro país concretamente.

El cierre de una empresa y de sus trabajadores es sin duda casi siempre una mala noticia, y si además esta empresa  se ubica en una zona descentralizada que da trabajo a todo un núcleo geográfico habitado por varias generaciones de personas que se han vinculado a esa institución, es doblemente triste. Pasear recientemente por lo que quedaba de fabrica, donde  iban desmontando pieza a pieza el esqueleto industrial de un proyecto antes fructífero para llevarlo a un país mas rentable en términos principalmente de mano de obra, removió todos mis recuerdos y sentimientos.

Pues bien de esa historia triste, sale un rayo de sol y de esperanza, feliz noticia. Uno de los proyectos que desarrolló, empujó, innovo la empresa ha conseguido sobrevivir y recuperar una aunque pequeña célula empresarial que da trabajo de nuevo a un grupo de personas.

Posiblemente es una visión sesgada para los muchos que no han podido resistir, pero la idea de que algo no muere simplemente por la presión comercial del mercado, que pasa de mano a otra empresa que destaca también por su antigüedad y su saber hacer es una gran noticia para la innovación tardía.

Es un motivo más para seguir creyendo en que las cosas con contenido tienen un lugar en el mercado, aunque sea en forma de transformación, de cambio incluso de empresa y que se pueda recuperar esa base de conocimiento, experiencia y práctica para poder recorrer un nuevo trayecto del camino, es un gran suceso que se debe destacar. Aunque los medios como he podido constatar se apresuraron a comunicar el cierre, incluso perjudicando la situación, pero no se hacen eco de esta nueva situación, lo que del mismo modo ayudaría a afianzar este proyecto. Eso me lleva a plantearme que es lo que sabemos realmente a cerca de las cosas que nos dicen los canales de comunicación tradicionales.

Vinculamos la innovación demasiado a menudo con la tecnología, con lo nuevo, y se descarta de modo automático lo antiguo, lo viejo, lo tradicional cuando sabemos positivamente que eso no es así. La innovación es también una renovación de la mirada, un modo de hacer de forma diversa algo que llevamos haciendo tiempo, porque la línea generacional también empresarialmente no se interrumpe sino que evoluciona, no cancela el pasado sino que se sube encima de sus hombros para mejorar, para poder aprender de lo que ya se ha hecho.

Cuando estudiaba antropología en la Universidad hubo un día, un tema y un autor que me impactaron, pero de todo ello solo recuerdo la metáfora visual que me quedó de aquella cita que compartió con nostros el profesor, que decia algo así:

“… las nuevas generaciones estan porque se han subido a hombros de los que los preceden.”

Si alguien ubica el autor, se lo agradecerè porque hace mucho que lo busco. Buen trayecto STONITA