Naturaleza,tradición e innovación

Este tema no es nuevo en el blog, porque es una cuestión recurrente en mi trayectoria personal y profesional,  aunque desgraciadamente no creo que lo sea en nuestra sociedad empresarial en general.

Y de entre las cosas que he ido guardado de este periodo estival de nuevo esa foto-recuerdo de este asunto que me interesa.

el_cami_de_tohoku
Occidente tiende y digo tiende para no dar un título radical a una creencia que me gustaría fuera cambiante: a separar, a clasificar, a individualizarlo todo. Esta empeñada en algo que la naturaleza no hace del mismo modo, y por lo tanto es totalmente antinatural, y por consiguiente así nos va.

Para la Naturaleza todo forma parte de una misma cosa

Y eso vale en el ámbito profesional y para muchas de las disciplinas profesionales  en las que están basadas nuestro sistema social de vida. Estoy convencida de que una alteración hacia esa filosofía natural supondría un cambio sustancial en nuestra sociedad y estilo de vida ahora ya muy necesario.

A propósito de este asunto y para los que nunca han leído este blog ya escribí algo acerca de esta conexión con aires de industrialización en un reciente viaje comercial, y en ese sentido de nuevo la exposición del Palau Robert  me inspira para retomar el tema.

El cami de Tohoku: natura, tradicció e innovació

Una excelente exposición sobre lo que ocurrió en una población de Japón devastada por causas naturales, y como se da la iniciativa de recuperar de un modo actual y con nuevas perspectivas la tradición de la artesanía que ya existía en esa zona. Cada uno de los ejemplos documentados en esa exposición, aunan extraordinariamente bien estos tres términos.

Este ejemplo nos ayuda a recuperar esa necesidad de estar mucho más en contacto con nuestro medio real que es nuestro planeta y nuestro verdadero medio de subsistencia, algo que nuestro día a día lo está consumiendo y agotando hasta límites increíbles, pero claro como de momento no hay una respuesta “natural”  es decir por parte de la naturaleza determinante y de cierta embergadura al respecto, seguimos tirando  de la cuerda.

Cuando nuestro día a día está inmerso en papeles, proyectos, números, impuestos, leyes, marketing y otras muchas cosas, nos alejamos casi inconscientemente de nuestro verdadero entorno, porque todo el sistema que como sociedad hemos creado se aleja a pasos agigantados de esa realidad, y las iniciativas a favor del cambio se vuelven chispas leves que a penas duran para el cambio que realmente necesitamos.

A la pregunta si existe una sociedad de trabajo y empresa más conectada en ese sentido con nuestro entorno natural , la respuesta es rotundamente SI. Una industria más concienciada en los recursos, pero no en gastarlos sino en conseguir que estos sean sostenibles es necesaria, una producción moderada de lo que realmente necesitamos y no masiva, un re-diseño de muchas de las cosas que nos rodean con otros objetivos que no solo sean comerciales, que también, pero que de algún modo enriquezcan a muchos y no a unos pocos… y así suma y sigue.

Naturaleza, Tradición e Innovación no pueden ser sólo términos para una hermosa exposición que es además un caso real, sino que debe ser el lema de nuestro próximo curso.