La vida te ofrece siempre la oportunidad de hacer una u otra cosa, es tu decisión y tu responsabilidad escoger alguna de ellas o ninguna, pero hagas lo que hagas si es grupo que sea con respeto y educación hacia los demás. La generosidad cohesiona lo contrario no.

El networking es una filosofía que consiste en el establecimiento de una red profesional de contactos que nos permite darnos a conocer a nosotros y a nuestro negocio, escuchar y aprender de los demás, encontrar posibles colaboradores, socios o inversores.

Las relaciones personales en el ámbito profesional o laboral, son eso relaciones, pero si lo que deseas es clientes, una agenda, o un público que te escuche todas ellas acciones unilaterales, eso es otra cosa, que puede definirse de muchas otras maneras, pero no es una Dinámica de Networking. Ser consecuente facilita enormemente las relaciones humanas.

Voy a relatar, compartir e interiorizar como un caso de éxito, mi aprendizaje en el taller vivido ayer. Pensaba primero en hacer un decálogo con los puntos más importantes, pero al final me he decidido por un relato corto, casi como si se lo estuviera contando a un amigo.

Es posible (en positivo) que no le gustes a todo el mundo, y no queda más que aceptar, aunque a veces es difícil no preguntarte porque alguien sin motivo aparentemente decide ser irrespetuoso y condicionar a un grupo con su presencia sino quiere estar allí, y volvemos a la necesidad de ser consecuentes con lo que pensamos. Pero nos han enseñado a aguantar y lo que es peor, a no ser corteses y sencillamente irnos de donde no nos interesa, y esa es otra lección del Networking: la higiene de nuestras relaciones.

Y lo digo porque todo es perfecto, todo, si dejamos de poner nuestra atención en lo negativo, y uno acepta la belleza de la no-perfección (wabi-sabi) y entonces es cuando de forma natural nos focalizamos en la positivo, y la experiencia se vuelve enriquecedora.

En mi próximo taller pediré a las personas que acepten con compromiso la opòrtunidad que nos ofrece el momento de una forma explícita y compartida. Que se comprometan a vivirla cómo mínimo con flexibilidad, porque ese ya es un buen punto de partida en común, que establecido sienta las bases de una dinámica correctamente enfocada, imprescindible para que se de la socialibilidad buscada en un taller de Networking donde adaptarse con compasión, amabilidad y gracia es muy importante. Y en ese sentido ofreceré amablemente que alguien se vaya si lo que escucha no le resuena, y no le permitiré que condicione una oportunidad para los demás, incluido yo.

Para hablar con personas y relacionarse con ellas, estas han de poder hablar cómodamente y ser ellas mismas, si pueden claro, porque es fácil mostrarse en el ámbito de los negocios, pero “SER” uno mismo cuesta más, y entre nosotros, para hacer negocios con alguien ese dato ES muy importante.

Las empresas son personas, los proyectos son personas, te guste o no llamarte emprendedor, también son personas, con sus miedos, sus inseguridades y sus circunstancias.

La verdad es que con una buena disposición, estas reuniones son mágicas, y digo mágicas porque aflora la sabiduría de comunidad, y las etiquetas, que han sido otro de los buenos temas que han surgido en la reunión, gracias también a la Sra.A, se aprecian con mayor facilidad, se comparten y a veces incluso se caen.

Por cierto que a la Sra. A, B y C les he de agradecer también el altísimo nivel humano, profesional y energético que han aportado a la reunión, y mi corroboración de que este género en el que me incluyo,  somos el cambio y la consciencia que ha de venir para mejorar la gestión de nuestros recursos y los del planeta.

Un Tweet “impulsivo o intuitivo” que me ha evocado la experiencia y que no tiene desperdicio es:

La discreción, la modestia y la autoría creíble tienen mala combinación en una sociedad mediocre que le encanta el bombo y platillo.

Si creamos una forma de comunicarnos nada conveniente, es posible y digo posible, que el ego de uno se despierte diciendo: “… pero de donde has sacado eso, porque lo digas más fuerte y alto, no significa que sea un criterio más válido”, eso hace que otra persona quiera reafirmarse en la postura contraria, no es positivo, y así suma y sigue. Los mensajes alarmistas, pobres y justificables de una opinión que no aporta nada, son muy gratuitos, porque al final lo cierto es que uno cree lo que quiere, otra gran lección, y si uno cree o no cree lo que quiere, poco puede hacer nadie.

Otra cosa que encuentro vital como una gran práctica en general, es el agradecimiento, las personas con valores siempre te agradecerán algo, que no significa para nada que uno haga las cosas para que le agradezcan nada.

Uno debería hacer las cosas porque así lo crea, y esa también es una buena regla.

En cuanto a las tecnologías, debate que se ha manifestado “causalmente” y de puntillas, y su apreciación de mejora en el mundo empresarial y en el de las relaciones. Para mi las TICS no garantizan ni una mejor comunicación, ni una comunicación más efectiva, ni siquiera una comunicación más rápida. Una buena comunicación solo la respalda una intención de que exista por dos partes, sino hay simplemente una transmisión de datos, y para eso ya está Google.

Feliz Viernes