Q-asterisco

En relación al mundo de la empresa.

El nacimiento o la razón de ser de mi libro de gestión tiene una parte de su origen en la necesidad de mejora  la optimización de recursos personales en el ámbito laboral. Esta reflexión es tardía, en un primer momento se debió a una necesaria transmisión de datos, pero lo que si recuerdo perfectamente es el detonante de la iniciativa, y el entorno donde se dio, una empresa.

Por otra parte el recorrido que está suponiendo este nuevo enfoque profesional me lleva por caminos interesantes que hablan también de conciencia y de responsabilidad al aportar lo que conocemos para que ayude a un cambio necesario en general. Mi reciente colaboración con www.sustentator.com, gracias a Tais, me está ofreciendo nueves lentes para este enfoque personal en el que me he embarcado.

A menudo hay entornos laborales  que  parecen un baile, un enorme baile de máscaras, con movimientos y actitudes encubiertas ajenas a la realidad que sustenta esa enorme estructura que es la empresa donde se da. Cada uno como se entiende coloquialmente “barre para su casa” en pequeños actos de irresponsabilidad colectiva y eso ocurre independientemente de que se cumpla con lo establecido para cada uno de los puestos de trabajo, es una cuestión de actitud.

Hay especialmente  medidas determinadas de  empresa que son el escenario perfecto donde se dan este tipo de  actitudes, me refiero a la mediana empresa/ familiar, donde la necesidad de crear una ambiente o red ( NETWORKING) laboral saludable es la clave de su evolución y progreso.

He trabajado mucho tiempo en el ámbito de las empresas, nací en una familia de empresarios, trabajé para todo tipo de empresas nacionales, internacionales, en España, fuera de España, grandes, pequeñas, y además he sido empresaria, posiblemente este último training es el que me más me ha enseñado y el que me ha llevado también hasta aquí.

Mi visión y mi método funciona muy bien de lejos, y la consultoria es el mejor modelo que conozco para ello, te ofrece perspectiva  a la hora de gestionar y aportar opciones con libertad algunos proyectos. Para aportar una solución global desde fuera has de entender, escuchar y tener una capacidad de comprensión global de los proyectos, no centrarte en lo económico, o en lo humano o en la productividad, sino en todo a la vez. 

La empresa es un entorno de crecimiento claro de nuestra sociedad  es un entorno que  debe tener la sostenibilidad en su ADN, la  responsabilidad  social en sus cimientos,   y la preocupación por el medioambiental en sus planes.

Actualmente hay sin duda una gran oportunidad  para conseguir esa conversión responsable y concienciada en nuestras empresas, eso SI implicaría un cambio, una verdadera intención de darle un nuevo valor y un giro a la razón de ser de las empresas que hasta ahora no han tenido por la inercia de los acontecimientso desde la revolución industrial.

Sostenibilidad no puede ser un eslogan sino un modo de hacer, y es sólo aplicable al esfuerzo humano y no a un concepto abstracto e inanimado como es la empresa. Así que las relaciones, los objetivos y todo lo que se da en el plano humano dentro del ámbito de la empresa es a lo que podemos adjetivar como sostenible.

Posiblemente pensemos que cualquier objetivo que no sea el beneficio de un proyecto empresarial sea una carga para nuestra empresa y se convierta en un departamento agotador lleno de buenas iniciativas inútiles que cumplir según un reglamento poco reglado por parte de los gobiernos. En cambio no vemos en el objetivo de mejorar tanto nuestro entorno local como el global, una oportunidad también empresarial sostenible.

Hacer algo ahora a cualquier precio es un daño para el futuro próximo irreversible, y digo ahora porque llevamos mucho tiempo haciendo lo contrario, el todo vale.

Hay muchas tipologías de proyectos, y una única forma de que puedan llevarse a cabo con conciencia, con conciencia social desde una postura individual.