Es un juego de palabras rico y creativo, pero no es lo mismo encontrar y ver en otra persona la oportunidad que tiene su proyecto y ayudarle, que aprovecharse de él y enriquecerse a su costa. Así pues ejerce bien tu trabajo, vende bien tus servicios, y se HONRADO.

Señores esto es muy fácil, el mercado lo conformamos todos, y hay que ser honesto para que podamos disfrutar  juntos de una sociedad de trabajo, empresa y proyectos con valores,  donde tenga cabida todo el mundo, y eso pasa por cada uno de nosotros, es un tema de responsabilidad propia, “nada de tirar pelotas fuera”. Así que de nuevo, se valiente, ten criterio y ejerce con responsabilidad profesional tu trabajo, colabora y participa correctamente en aquello que puedas hacer bien. No asumas lo que no puedes, simplemente porque sientas que ha llegado a tus manos  una oportunidad que no puedas dejar escapar, eso sencillamente es oportunismo.

Y lo que la experiencia me dice, y vivo cada dia en todos los sectores y de todas las dimensiones, es que muchas veces, pero que muchas más veces de lo que uno desea ver, eso no ocurre. Podría decirlo con más dulzura, pero igual no expresa lo que realmente considero debe ser un cambio radical de valores en toda regla. Los que me conocen saben que siento profundamente que hay otras culturas, otros países que lo hacen de otra forma, y como dice mi madre:

¡Aprendamos lo bueno!

Especialmente en el tema de Marqueting online, me encuentro montones de veces personas con proyectos maravillosos, que no tiene ni idea de Internet, y que recurren a otras personas para poder complementar sus proyectos en ese canal, y que en vez de encontrar mentoring ( otra gran palabra de moda), encuentran “Mientoring”, y esa creativa palabra no es mía es de una persona realmente creativa y capaz, que en cuanto me de el permiso escribiré su nombre porque dice mucho de ella y de su proyecto.

Los valores no se compran, no te los da el otro, los tienes tú, y con valores uno trabaja, colabora y sirve a los demás, y  ante mis dudas, si ser correcto, que no perfeccionista, y ayudar a los demás está de moda, Eva ( mi coaching personal ) me confirma con una sonrisa llena de luz ante mis dudas, que eso también es rentable.

Cuando un emprendedor involucrado con su proyecto, motivado y dedicado empieza a ver que le faltan cosas, ¡Felicidades!, es una señal de que el proyecto está maduro y en otra fase de evolución, y es que a todos, hoy en día para llevar un proyecto al mercado nos puede ocurrir lo mismo, incluso a mi. 🙂

¿Qué sucede cuando a uno le faltan recursos? …que lo primero que tiene que hacer es sentarse aceptarlo y entonces encontrará lo que necesita

¿Qué le pido yo a los que ofrecen recursos a los demás? … que sean humanos y sinceros, que entiendan y evidentemente cobren por sus servicios…

Pero que nunca le digan al otro lo que no saben, ni creen una dependencia de sus servicios que no toca, que informen, asesoren con independencia, y sobretodo que no pongan bajo ningún concepto en dominio de un proyecto web a nombre de quien no toca. Y este es tan solo un ejemplo claro de lo que sucede muchas veces, ya con demasiada normalidad.

Si trabajamos con prácticas poco honestas, fomentamos la desconfianza no solo a nivel personal, sino a nivel de sector equiparable en servicios, y sin confianza no es posible las transacciones de conocimiento entre unos y otros.

Todo lo que no sea una ayuda libre, limpia, colaborativa y claro remunerada,  no es el Partner correcto. Para llegar lejos es más fácil en compañia, seguro, pero buena, segurísismo, sino uno vuelve a empezar desde 0 en cualquier momento, también por propia experiencia. Es una critica a los modos y formas de una sociedad que clama por un cambio urgente, pero es una llamada a la responsabilidad de cada uno, esa con la que nos vamos a dormir.

Si uno mejora, mejora el entorno, y si el entorno mejora, mejora nuestra sociedad.