Partir desde el punto 0 en un momento dado, donde todo es posible, a veces puede asustarnos. Sobretodo si el camino que hemos recorrido es largo, pero puedo ofrecernos una estimulante posición donde uno pueda platearse ir hacia cualquier parte y hacer cualquier cosa.

Yo no recuerdo en etapas anteriores haberme planteado de forma tan potente esa posibilidad, y eso me coloca lejos de la mayoría, cuando lo que parece ser que pasa, es que uno va acumulando cosas y cosas durante su vida en todos los aspectos, cosas que justifican y condicionan todo lo que hace. Muy bien no se el porque de esa limitación, ya que llevarnos ,no nos llevaremos nada.

Si las cosas que acumulas te hacen feliz, genial, pero sino te dejan ser quien eres e ir hacia donde quieres ir, entonces un cambio de planteamiento es siempre una buena opción.

metodo desig-nboxLo primero que uno ve cuando se decide a poner el contador a 0, es el amplio horizonte que se le plantea delante, y justo en ese momento bajo ningún concepto interesa pensar en las limitaciones, esas si están vienen y se saltan cuando toque, no ahora, y lo segundo es la posibilidad del TODO.

En relación a los proyectos empresariales y sobretodo los que tratan de emprender, el punto 0 es crucial, muchas veces oigo a alguien plantearse abandonar un proyecto en un momento determinado, y en el 80% de los casos es tan solo por razones económicas, y digo consecuentemente, tan solo, porque los proyectos se emprenden por muchas otras razones que convienen sopesar cuando algo no va como se esperaba. El caso es que el dinero no lo es todo, pero en cambio si lo puede condicionar todo en un momento dado, es decir que si alguien se ha planteado un proyecto empresarial o de emprendeduría, y a un año vista o más, no obtiene el resultado que deseaba , la primera valoración importante a plantearse, para decidir seguir o no, es en relación a la persona y la conexión que esta tiene con lo que está haciendo.

Cabe la posibilidad que a la vuelta de esa valoración esté el éxito de nuestro proyecto

La media de tiempo necesario para consolidar un negocio depende del mercado, de la coyuntura económica, de la competencia …  de muchas cosas, pero esencialmente de las personas que realizan ese proyecto, y esa es la variable que podemos controlar, las otras son ajenas a nosotros y a nuestro control, por tanto el objetivo es conocerlas y manejarlas.

Durante mi camino como consultora, he podido constatar que un camino esencial de vida y trabajo no tiene un tiempo de desarrollo determinado, pero también que las personas que creen en lo que quieren y desean hacer, su primer indicador de felicidad y de valoración para continuar con lo que han emprendido es su estado personal, y es ese valor el que les permite estar el tiempo necesario para conseguir sus objetivos.

Uno sabe perfectamente como está sino se desconecta o se despista con objetivos “tipo zanahoria del burro” es decir fuera de si, por ello un planteamiento de Punto de partida que libere de las tensiones, y las dificultades que pueden implicar un proceso en un momento dado puede ofrecerte respuestas, y descubrir si aun vibras con aquello que decidiste en algún momento hacer, no importa el tiempo que lo lleves haciendo, ni el dinero que deberías ya estar ganando, sino si realmente respondes afirmativamente a:

¿ Quiero seguir adelante con lo que estoy haciendo?

Lo demás, llega, cuando ha de llegar y recuerda que quien Innova, abre camino.