La creatividad forma parte intrínseca de mi vida, nunca me he separado de ella, desde niña, se convirtió en mi refugio, mi patio sagrado a veces, o mi bosque encantado otras.  En ella se enredan mis sentimientos, mi memoria, mis sueños, mis ideas y el tiempo no tiene fin. Eso es lo que significa para mi, pero me pregunto que sentirán los demás, que piensan otras personas que es la creatividad.

Hace años que la admiro, la busco y la identifico en otros, como gestora de proyectos, como cliente de otras agencias, en estructuras y evidentemente en personas. Soy hábil reconociéndola y desde hace unos años me dedico a apoyar que aflore de nuevo en los demás.

 Digo de nuevo porque la creatividad le pertenece a cada uno, y todos la tenemos.

Todo esto es muy poético, pero de tanto hablar de ella, y porque siempre pongo en contraste lo que hago, un dibujo de mi hijo de pocos años me está haciendo reflexionar.

Lleva días diciendo que pinta mal, que no le salen las cosas, y hablando con una pedagoga me recomendó que yo dejara de dibujar para que él no sintiera el reto de la diferencia. Y como a veces hacemos las personas con la mejor de las voluntades, así lo hice.

Pero no ha mejorado la cosa, así que me he puesto a valorar que ha pasado con los expansivos, libres y ricos dibujos y pinturas que hacia a penas 2 años antes, y que por otra parte me tenían fascinada.

Mira por donde lo que he descubierto que esta pasando:

 Es que lo quiere hacer bien.

Y que ese deseo de hacerlo bien lo condiciona y lo paraliza, reduce sus dibujos en tamaño, expresividad y tanto interés por el detalle apenas define  aquello que quiere representar, y entonces se enfada y deja de hacerlo.

Me surgen un montón de dudas, ¿Hacerlo bien para quien?, o ¿Para qué? Yo nunca le he dejado de alentar porque se bien que no importa el resultado sino su interés en representar lo que desee.

Ese es el camino que te lleva a explorar tu creatividad.

Lo que siento es que su capacidad cognitiva aumenta ( *) , cada vez más conoce y reconoce cosas, y ese deseo de conocimiento y de saber acumulado está empujando a su creatividad hacia la necesidad de parecerse al modelo. Es decir, lo que no se parece aun modelo en concreto no esta bien para él y entonces lo deja.

Lo que realmente me “ocupa” ahora es conseguir un diálogo con él que potencie su manera de interpretar, y no el resultado, aunque hoy por hoy, él no lo acabe de entender lo que le estoy explicando, y sencillamente es porque quiere crecer y hacerlo bien.

Con todo lo que se de creatividad, mentiría si no digo que siento como poco a poco se va alejando de su manera particular de ver y reconocer lo que le envuelve, y que es un momento disruptivo en esa habilidad que esta empezando.

Pero como buena gestora que soy, se que puedo reconducir esa libertad de expresión plástica que debe dar rienda suelta a su imaginación , y no encarcelarla, y lo que me pregunto es que pasa con la creatividad de otros niños.

Y lo que siento es que sean como muchos de los adultos que no se conectan con su creatividad porque erroneamente creen que no lo hacen bien.

________________________________________________________________________________

(*) Las capacidades cognitivas son aquellas que se refieren a lo relacionado con el procesamiento de la información, esto es la atención, percepción, memoria, resolución de problemas, comprensión, establecimientos de analogías entre otras.