…Es cuestión de valores.

Derivar un trabajo en el que has puesto expectativas y horas a otro profesional que hace lo mismo que tú, luego de valorar que es lo mejor para todos  y hacerlo tu mismo en una distendida conversación telefónica es una buena opción / lección. Y hacerlo con la tranquilidad de que es lo correcto en ese momento, eso en realidad es trabajo colaborativo.

El mercado no es una lucha como esas que desafortunadamente nos venden los medios con la imagen consumista a las puertas de unos grandes almacenes , donde centenares de mujeres combaten por un jersey rojo.

Ese no es el mercado, ni el trabajo , ni la actitud que necesitamos para cambiar las cosas. La competitividad no es una carrera desleal e individualista porque bajo ese prisma no se construye la sociedad que necesitamos todos para subsistir.

Para mi no hay mayor placer que hablar de trabajo con un colega, aunque no lo conozca, aunque sea mi competencia, de tú a tú. Compartir opiniones y experiencias que al final hablan de lo que en realidad es un SECTOR.

Un sector son personas, experiencias y historias.

Los dos hablamos el mismo idioma ,las frases se entienden casi sin acabarlas, al final es como si os conocierais. Y por otra parte si has tomado esa decisión, en realidad  no hay mayor logro que conocer la realidad de un proyecto, previo iniciar y comprometerse, y llegar a la conclusión que otra persona está en mejor posición para hacerlo que tú, eso facilita mucho tu proyecto personal y te evita meterte en líos indeseados por una necesidad también no deseada. Y con ello deberíamos intentar no caer en el simplismo especialmente el del cliente de ver esta acción con un deshonroso criterio de:

Quien es mejor o peor que otro

Porque esa valoración que normalmente ocurre y sucede  está en realida  basada en la desconfianza, pero en la desconfianza de quien valora así, y  si, simplifica las cosas o a lo mejor está ocultando algunas estimaciones prioritarias. En resumen existen muchos factores determinantes que condicionan ya no solo el éxito sino el buen hacer del tiempo que le dedicas a un proyecto y eso tiene muchas direcciones.

Todo ello habla de nuevo de personas y no de negocios, de contactos y no de contratos.

Si que para mí ciertamente la información es poder, y de nuevo una palabra con connotaciones ambiguas. Porque ese poder hace referencia a  la posibilidad que la información te ofrece de poder tomar las decisiones correctas en cada momento y focalizar la fuerza o la intención  en los puntos u objetivos que realmente te interesan. Ese poder no habla de dominio ni de autoridad.

Los valores son una herramienta esencial en los negocios de hoy, porque como ya hemos dicho con anterioridad en muchas ocasiones  en este BLOG, los NO- valores de la economía que se ha practicado en este último y principio de siglo nos ha llevado a un punto de reflexión necesario y descriptivo de un cambio.

Cada día  cuando más  intento aplicar toda mi profesionalidad en enseñar a gestionar a los demás sus proyectos sean corporativos o personales, me acabo colocando en el plano de lo personal, de las ilusiones y de los verdaderos deseos que nos llevan a hacer algo.

DESIG- N ( para los que no os habéis leído el libro, DESIG sin la N que compone la palabra diseño en Ingles, en catalán es deseo)

SEGURIDAD, CONFIANZA y APOYO (soporte)

Con esa base es posible ganar cualquier partido.