Poder trabajar con la creatividad y las ideas de los demás es una fascinante actividad que requiere de grandes dosis de paciencia , amor y generosidad. Hay algunas fórmulas mágicas que funcionan muy bien , una de las que yo considero esencial es salir de tu propia piel y aprender a mirar y sentir con los ojos de los demás.

Todo un acto de generosidad especialmente para un creativo con experiencia y por supuesto algo de ego 😉

asterisco_miniLas ideas, la imaginación y la creatividad en general son valores propios, personales y “tranferibles”, quiero decir que una de las claves esenciales que ayudan a que otra persona pueda trabajar con esa materia prima ( las ideas y la imaginación de otro) , es hacerlo a partir de un buen mensaje y la correcta transmisión de los datos, entonces es más fácil acompañar en la actividad de dar forma a las ideas.

(REGLA 1) entonces salirse de uno mismo para ponerse en la piel de otro.

Para ello ya hemos vista que del otra lado, es requisito indispensable intentar comunicar con acierto lo que uno tiene en la cabeza.

Así que te lo digan o no, (REGLA 2) hay que descubrir que desea el otro, que es lo que ve y lo que siente, y ayudarle no solo a que te lo diga, sino a que que conecte con eso que siente. La mayoría de las veces esa es justa la clave de los proyectos creativos en grupo,  la comunicación y la capacidad de transmitir lo que vemos.  Hasta hace muy poquito yo “Creía” que sabia como debían ser las cosas en términos de diseño y creatividad de hecho lo se, pero eso no importa.

Cuando trabajas con o para la creatividad de otro, lo importante es lo que este cree y siente.

Hacer el papel de guia, o acompañante o llámese como quiera en términos de creatividad me parece apasionante entre otras cosas porque no solo se trata de sacar lo mejor de los demas sino sobretodo intentar dar para otro lo mejor de ti mismo.

Al final la creatividad es atreverse a soñar, y atreverse en compañia  no solo es divertido, sino también  enriquecedor.

Como madre he aprendido, que si se puede, es mejor no decir a tu hijo por donde debe pasar, y mejor con cuidado y mimo,  acompañarlo a vivir sus propias decisiones, otra buena regla.

Déjalo a él que vaya y aprenda por si mismo. (REGLA 3)

Con la práctica y la experiencia ejercitando ciertas capacidades uno puede anticiparse y ver más que otros con menos práctica ( que no quiere decir menos capacidad) pero lo realmente maravilloso es ver lo que llega a descubrir el otro de su propia creatividad en tu compañia. ( al menos para mi).

Así que si una buena idea no acaba de focalizarse, y esa visión reconozco que debo esforzarme en mantener el ritmo y no anticiparme, ahora se con certeza que verlo uno no tiene el valor adecuado para el empuje de ese proyecto, sino que lo debe ver la persona en cuestión, la que lo encarga, la que tiene el proyecto o la que tiene la idea y la comparte contigo, sea un amigo o un cliente.