Albert Einstein era sin duda un genio y  también fue hombre. Él dijo una vez : ” Cada persona en el Universo se debe hacer la decisión más importante de sus vidas: ¿Vivo en un Universo amigable o vivo en un universo hostil?”

No dejo de darle vueltas a esa afirmación y al concepto Vuca y recurro a la naturaleza para entender el mundo en que vivimos…

Claro que la actitud cuenta,  si uno está en constante alerta las cosas suceden de forma alarmante, y uno responde consecuentemente con miedo, así que por esa parte totalmente de acuerdo en las ventajas de vivir y sentirse en un universo amigable.

Pero aunque sea muy básico y seguramente porque se ha convertido en un tema de gran interés para mi hijo, he estado visualizando  videos  sobre la vida animal del National Geographic, reportajes que buscan entender en la vida de los animales  los secretos de la naturaleza, a la que sin duda también pertenecemos.

Entonces esa afirmación tan dual sobre esas dos maneras de entender el universo despiertan mi espíritu crítico porque siento que  intentar estar en uno o en otro me parece que  llena de exigencias nuestra vidas.

Claro que entre lo amigable y lo hostil es evidente que uno quiere estar sin duda en la parte afable de la vida,  relacionarse de forma accesible, amistosa y  abierta es mucho más positivo que lo contrario, pero me pregunto si es  así de reduzcionista realmente la vida que nos hemos creado y  si obligarnos a desear estar en la parte amigable no nos separa de la realidad y nos impide disponer de la flexibilidad necesaria para afrontar  las circunstancias y los entornos indeterminados que nos envuelven.

Sabernos preparados para lo arbitrario de la vida y de nuestras relaciones sociales independientemente del modo me parece más realista.

Nuestra naturaleza animal más primaria nos capacita para vivir en el ciclo de la vida de forma instintiva preparados para sobrevivir  y lo hace de los modos más diversos, tratar a toda la humanidad de una forma homogénea me parace poco ajustado, como tampoco clasificar entre buenos o malos por ejemplo.

Nuestra socialización nos ha llevado a un nivel evolutivo muy diferente al conjunto de las cosas que existen en el mundo o que se producen o modifican sin intervención del ser humano. Nuestro entorno ya no es natural 100% , ni tampoco estámos supeditados a nuestras característricas físicas para sobrevivir porque hemos desarrollado un universo a medida creado desde nuestras capacidades cognitivas como seres pensantes, y existen múltiples formas de subsistencia dentro de nuestro universo.

Fuerza, velocidad, rapidez, capacidad de cazar, oportunismo …de osos, lobos o cuervos o de  gacelas, leones o hienas me hacen pensar en si la naturaleza es o no amigable o si  responde a un equilibrio del que realmente desconocemos las reglas.

El mundo en el que hemos evolucionado es complejo, hoy  algunas perssonas que ahora lo denominan VUCA (Volátil, incierto, cambiante y ambiguo), pero en realidad creo que siempre ha sido así especialmente en el tercer mundo evidentemente sigue siendo así, además de agresivo, injusto y otras cosas más.

Pero por alguna razón motivada por nuestro engreimiento evolutivo, creíamos no solo que lo controlabamos todo sino que estabamos por encima de los recursos que nos provee el mundo que hemos construido, y muchos habíamos llegado a pensar que nuestro mundo, y voy ahora a utilizar un juego bien sencillo con los antónimos de ese concepto VUCA, algunos pensábamos que…

Nuestro mundo era … (Fuerte, Concreto, Inmutable, y Preciso)… nada más lejos de la realidad.

La cooperación si es el nexo común fuerte que nos a permitido unir y compartir conocimiento y co- crear con la ayuda de unos y otros todo este tinglado artificial de mundo que nos hemos inventado, que algunos se hayan apoderado del esfuerzo común, y vivan a costa de los demás ( como las hienas)  no ha hecho y hace, más que fraccionar nuestro mundo y romper el sutil equilibrio.

Algunos prefieren valerse de la empatía para sobrevivir como especie, colaborar y ayudar a los otros, mientras otros prefieren la captura, el oportunismo y la caza para construirse su plataforma de seguridad y para sobrevivir ellos. Esas actitudes  han y están fraccionado nuestro mundo,  el concepto de manada o grupo nos hace fuertes y  el individualismo nos hace débiles.

¿ Sentir que estamos en un universo amigable es suficiente para sobrevivir en nuestra vida?

Sólo puedo dejar la pregunta al aire, porque una vez analizada reconozco que no la se responder.