Mi primera cámara de fotografía fue de segunda mano, y junto a algún que otro premio en un concurso de dibujo arquitectónico, y mi primer cartel publicitario a los doce, suman los inicios profesionales de mi historia.

Más tarde la formación, que de alguna manera te forma y te deforma, pero que en mi caso me dejó experimentar con lo que más me gustaba: observar, analizar y representar. Y con el tiempo uno se vuelve experto en eso, en mirar a su alrededor y abstraer los datos,  las señales y los indicios que llegan a conformar una tendencia, una agrupada forma de hacer algo, un gusto o una moda… eso tiene algunas lecturas: una de ellas es que de alguna manera nos focalizábamos más hacia fuera, que hacia nosotros mismos.

Tuve suerte, mucha, me dediqué a potenciar esa pasión, a hacer lo que me gustaba y mi carrera puso la observación al servicio del análisis, la técnica al servicio de la representación fruto de ese análisis, y apareció la capacidad de desarrollar el simbolismo, la abstracción, el lenguaje, los colores, la comunicación, la estética, los materiales

Con distancia, y con la perspectiva de madre, reconozco haber sido una privilegiada.

Esa forma de aprendizaje tan de nuestro sistema, está enfocado hacia afuera, ahora que soy madre lo veo con mayor claridad, pero si aciertas a encontrar ese don, pasión, o como se le quiera llamar, tu actividad o en ese caso la mia, estaba, me mantuvo conectada. Incluso en la siguiente etapa como profesional y en la época de máxima atención e intención hacia el trabajo, los proyectos, las marcas, los mercados internacionales y el mundo, seguí conectada conmigo misma.

Happiness is not a matter of intensity but of balance, order, rhythm and harmony.

Thomas Merton

Profesión, vocación y formación

El tiempo no es lineal, son ciclos, y sin embargo nosotros como vamos regidos por un estilo de vida social,  que si lo es, y que bajo mi punto de vista, parece separarse cada dia más de lo natural, no nos damos cuenta que todo vuelve.

Con la maternidad, mi pasión tomo una nueva consciencia, enseñar y mostrar mi experiencia a los demás. Y el aterrizaje de este nuevo rumbo fue mi primer libro. En el desgrané hoja a hoja todo lo vivido, aprendido y experimentado en un método para que pudiera servir de guia a cualquiera que estuviera inmerso en la gestión, o dirección de un proyecto.

Hay algo que considero importante hablar por uno mismo, entender en primera persona lo que uno explica a otra persona, de hecho considero pretensioso hablar de formación sino más bien de dinamizar lo que cada uno de nosotros ya sabemos, y que por alguna razón a veces se pierde esa conexión.

Tu talento se convierte en vocación cuando lo que haces tiene que ve con aquello que de forma natural e intuitiva sabes hacer bien. Convertirlo en una profesión, un proyecto o un trabajo; tiene que ver con desarrollar esa cualidad que te define y para la que estas hecho y comunicársela al mundo.

That easy