Producto y diseño industrial

La innovación es ilusión , es además confianza y apostar por cosas que pueden llegar a ser y aun no son.

Hoy he tenido una de esas asombrosas experiencias que siempre olvido que existen en el colectivo industrial de nuestro país de “hombres” de bien. Transcurridos unos días de trabajo para realizar un prototipo, y una preparación pre-industrial de validez de modelo y costes, con quien la empresa me había otorgado.

Aclaro que el concepto de prototipo se define esencialmente como una apuesta de futuro.

Las cosas iban fluidas, el  contacto comercial era una chica agradable que sabía bien lo que hacia en cuestión de cliente y de proyecto,  y cuando no sabia, delegaba e iba considerando con quien tocara una a una las soluciones, siendo ella una interlocutora válida que ofrecía respuestas y servicio. Así que después de discutir planos, de hablar de superficies de dilatación, gruesos y materiales, y de tenerlo todo claro, según me había dicho, estaba a la espera de que llegaran los precios de dicho prototipo.

Hoy casi a las ocho de la noche , me ha llamado la chica ya no tan fluida, con un montón de dudas, que ya habíamos aclarado, en concreto era para decirme de forma muy imprecisa, que estaba subiendo mucho el prototipo y que el Sr.Pepito quería hablar conmigo.

Casi sin poder acabar la frase, el señor “Pepito” se ha puesto al teléfono, y más preocupado en demostrar su valía a quien se la había quitado que en atenderme a mi y a mi proyecto, con muy mal tono, ha empezado con el siguiente discurso.

Argumentando con tono defensivo, que necesitaba más datos porque aquello subía mucho. Mucho es sin duda una cifra muy incierta para dialogar con tu cliente, así que el diálogo era poco, y las dudas no acababan de precisarse.

Los datos que me pedía eran conocer el precio de comercialización de ese prototipo cuando ya fuera producto en el mercado, ahí es nada,  y en esa línea ha empezado a argumentar  cuatro “obviedades” de consumo tipo en una ferretería esto vale tanto, obvio otra vez el concepto cuantitativo “tanto” como cantidad intangible y despectiva.

No podía dar crédito a la increíble arcaica conversación que estaba manteniendo, con el que ya obvio sabía por sus maneras que era el dueño de la empresa. Una empresa de servicios industriales que a mi no me estaba haciendo ninguno, más bien perder el tiempo a horas que como dicen los alemanes, no tocan, y tienen razón.

Ese tono, y desprecio era además causado por el hecho que yo era una mujer, y que obvio iba a pedir algo, sin saber de lo que estaba hablando, y como no me dejaba hablar, porque su intención no era saber más del proyecto, sin demostrar lo mucho que sabía él. Al final me he oído decir, que de cuanto estábamos hablando y he dicho una cifra obvia sin sentido al azar siguiendo su línea de negociación, y es cuando él ha dejado caer una cifra totalmente esperada, pero ya sin ninguna oportunidad de seguir con ese servicio.

  • Todo eso es para decir que la innovación no es desconfianza.
  • Todas las visiones, suman, incluso la femenina, los temas mecánicos y tecnológicos también nos interesan.
  • La innovación es colaboración, by generous.

Hoy más que nunca la colaboración de empresas intermedias que inciden en proyectos finales es crucial para el tejido productivo de un territorio, ya nadie lo puede hacer todo, así que si estas en una posición media, harás bien escuchando.