Estoy desde hace unos dias en UIER en el Ripollés, disfrutando de impartir un curso de 50 horas sobre Marketing Digital estilo Marta Tramullas, y ¿Qué estilo es ese?,  te puedes estar preguntando.

Pues muy sencillo centrado, basado y pensado en y para las personas, y lo demás con una buena guía sale solo.

  • Cada vez que me propongo enseñar, aprendo.
  • Cada vez que creo que he hecho algo en este sentido, aparecen formas nuevas de hacer.
  • Cada vez que creo que la respuesta de un grupo, las controlo, van ellos y me rompen positivamente los esquemas.

Y como dijo Socratés:

“Sólo sé que no sé nada” o “solo sé que nada sé”,  famosa frase atribuida al filósofo griego  (470 – 399 a.C) que refleja lo consciente que estaba de su propia ignorancia.

Cada vez que me planteo enseñar todo lo que sé, sin dejarme nada, y adaptarlo a cada una de las personas que se reunen mágicamente en un grupo como este, no importa de dónde vengan y hacia dónde van, me inspira el concepto del Devenir de Herácilto, que tiene que ver con el tiempo, con el ahora y con la transformación.

La realidad es, que nada es estático, sino un flujo o una corriente dinámica que se sucede en alguna parte, en algún momento y en algun lugar concreto, y privilegio es para mi saber aprovechar justo ese instante. Algo es ahora… —con lo cual se alude a un presente más que efímero—, pero dejará de serlo inmediatamente después, para pasar a ser otra cosa, y así entre mañana, o tarde, proyecto o no-proyecto se pasa la vida.

Fortuna la mia que creé un método, algo que da estructura, forma y fuerza a todo lo que puede significar un proyecto no solo en términos de actividad, atención e intención, sino especialmente a nivel personal.

Algo que te permite perspectiva, descansar, retormar, ver y no cansarse de lo que estás haciendo, sea cual sea su nauraleza. Por que esta metodología está centrada en las personas y en aquello que quieren hacer, siempre digo que esa conexión persona-proyecto, si es indispendable. Este método de gestionar  te permite ser flexible con aquello que te propones, porque es la flexibilidad la más importante de las gracias, es la más maravillosas de las herramientas y la que te permite desde la prueba y el error acometer aquello que te propongas.

Pero aun hay más, en ese proceso  yo no dejo nunca que eso se vuelva en contra de las personas, porque es necesario que sea clarificador, todo lo denso o fácil que uno sepa o quiera manejar las cosas, pero ha de poner luz y claridad a lo que hacemos, y en ese sentido yo siempre recomiendo que simplificar es mucho mejor punto de partida que lo contrario.