Entregar Valor al cliente, a través de procesos optimizados, aplicando la mejora contínua.

Ayer Innovació a todas horas, hoy Lean … la cosa es mejorar, y muchas veces los conceptos vienen de un largo recorrido, de la mano de otras culturas, y muchas veces también de la mano de otras industrias como pasa a menudo con la automotriz, que por su envergadura y “delicadeza” en el producto están muy atentas a estos temas.

En cualquier caso hoy las cosas son muy diferentes desde 1886 Karl Benz consiguió la patente del primer automóvil propulsado a gasolina, y Daimler-Motoren-Gesellschaft creo su primera fábrica en 1890 o que Peugeot pasara de un taller de molinillos y bicicletas en 1810 a 1896 fundar la Société des Automobiles Peugeot.

Esta metodología de mejora de la eficiencia en fábricas ( o manufacturas) fue concebida en Japón por Taiichi Ohno, director y consultor de la empresa Toyota en 1937, pero se inspiró en la situación de Estados Unidos y en la productividad de personajes como Taylor y Ford, otro mundo otros tiempos y otras necesidades.

En su visita al país quedó impresionado por el énfasis excesivo que los estadounidenses ponían en la producción en masa de grandes volúmenes en perjuicio de la variedad, y el nivel de desperdicio que generaban las industrias en el país más rico de la posguerra.

Los años dorados de la fabricación de automóviles en masa en los EE. UU termina en 1976 a consecuencia de la bancarrota de Chrysler , y de todas las que llegaron siguientes.

James Womack y Daniel Jones desarrollaron más tarde el término “Lean” en su libro sobre el Sistema de Producción de Toyota (TPS = Toyota Production System), LA MÁQUINA QUE CAMBIÓ EL MUNDO.

La palabra japonesa muda significa ‘desperdicio’ y se refiere en específico, a cualquier actividad humana que consume recursos y no crea valor.

El objetivo del Lean, que tiene una difícil traducción literal al castellano, como ágil, esbelto, ajustado, magro o delgado, porque más bien define un concepto que es “el aprovechamiento óptimo de los recursos”, es encontrar herramientas que ayuden a eliminar todos los desperdicios y todas las operaciones que no le agregan valor al producto o a los procesos, aumentando el valor de cada actividad realizada y eliminando lo que no se requiere.

Y tiene en su base conceptos como:

El cliente en general lo que adquiere no es un producto o servicio sino una solución.

Y ¿Cómo se hace eso?

Con una mejora contínua de procesos, optimizando recursos y eliminando todo lo que no aporte valor, incluido personas. Habla de gestión, planificació y ejecución, y también de retrasos, inventarios, desperfectos, desplazamientos o calidad.

Ahora no solo es Lean Producción sino Lean Managment o Accounting, Healtcare… y el mundo sigue cambiando, y aunque la industria y el producto de las empresas automovilísticas no tanto todavía es pronto para hacer una previsión de futuro.

Sea como sea evitar desperdicios es un gran valor empresarial.