comunicacion icono

Este es un título polémico, lo se, pero esconde una profunda reflexión que nace de una noticia sobre Holanda, y sus mejoras después de esta crisis. Una de ellas es en contra de la publicidad, para mejorar la calidad de nuestra sociedad.

Y tengo mucho que pensar al respecto, en muchos sentidos como profesional pero especialmente como madre. Después de estos cincuenta y tantos días de confinamiento real, por el virus que tiene impactado al mundo. Nuestra única fuente de información son los medios, y los canales obvios, radio, televisión e internet.

Para mi hijo es exclusivamente youtube, en nuevo canal por goleada objetivo de cualquier marca, sea en cuña de obligada lectura de 3 segundos antes de ver “gratuitamente” lo que queramos, al tanto a las comillas y a los datos que se vende de nuestra usabilidad en internet, o como recomendación “encubierta” por un youtuber de turno, en cuyo caso, me es más difícil convencer a un niño de 10 años, de que eso no es “casualidad”.

Dicho lo cual, también se por mi profesión que detrás de muchas iniciativas de toda índole hay publicistas, y expertos en la comunicación. Y me pregunto:

¿Por que prohibir algo que en realidad necesitamos para comunicarnos?

Y me respondo con algunas posibilidades:

  1. Por su poder
  2. Por su mala praxis

En los puntos suspensivos iba a añadir otras cosas pero que en realidad son parte de lo anterior mencionado: por las mentiras, por el poco control, por el abuso de información, por la manipulación, por su incidencia en los hábitos, porque nos lo creemos todo y porque la verdad no es siempre lo primero que dice una marca.

Pero eso es comunicación, y esta es indispensable para decir algo, para compartir un hallazgo, o para explicar una novedad, forma parte de la base de nuestra sociabilidad como especie…

¿Qué es entonces la publicidad?

Y obvio que lo se, y que hay multitud de definiciones, explicaciones al respecto, pero me empeño en volver a analizarlo con mi bagaje desde mi maravilloso punto de vista, y tras la opinión que leí de la sociedad holandesa que obvio también no es igual que la nuestra ( entendiendo nuestra como la de la cuenca del Mediterráneo Suroeste)

Cuando la comunicación se convierte en un instrumento de venta , como le pasa a cualquier otra actividad o disciplina, cuando va en pos de un objetivo numérico, enfocado en los beneficios y en la rentabilidad de la inversión. Entonces es cuando va más allá de la comunicación y a veces, por desgracia mucha, se pasa la línea de la estricta objetividad comunicativa, de la honestidad, de la normalidad para ir en pos de lo extraordinario, lo ficticio y a veces , muchas por desgracia de la mentira.

Sino que se lo digan a cualquier envase de alimentación infantil, o ha cualquier medio de comunicación histórico con lazos de … ( a tu gusto)