Muchas teorías han sido escritas en un papel, y luego convertidas en lo que son: un sistema lógico-deductivo​ constituido por un conjunto de hipótesis comprobadas, un campo de aplicación y algunas reglas que permitan extraer consecuencias de las hipótesis.

Tim Brown el profesor de Stanford creador de IDEO y genial creador del concepto del Design Thinking en el 2008 ideo más que una teoria creo la metodologia que ya se había iniciado con Gropius en el movimiento Bauhaus, la Staatliche Bauhaus (‘Casa de la Construcción Estatal’), o simplemente Bauhaus, fue la escuela de arquitectura, diseño, artesanía y arte fundada en 1919 por Walter Gropius en Weimar cerrada por el Partido Nazi.

En 1969 el término Design Thinking o pensamiento de diseño lo acuñó Herbert Simon (Premio Nobel de Economía) en“La ciencia de lo artificial“.

A finales de los 80 David Kelley, creador del primer Mouse para Apple y co-autor del libro Creative confidence, profesor, consultor y co-fundador de Ideo dedicó su vida a este concepto.

Lo más extraordinario no es que alguien sea capaz de aunar impresiones, mientras diseña, crea y piensa es que además le dedique su vida a ello. Aunque una vida dedicada a lo que te hace feliz, es un sueño.

Yo no estudié ninguna de estas teoría en la Universidad de Arte, así que su incorporación a la formación especializada es bastante reciente, obvio que el movimiento Bauhaus si fue tema de estudio, pero ninguna de esas teorias que parecen tan modernas estaban en nuestra formación como creadores. De hecho la Universidad de Augsburg dónde también estudié era bastante nueva, fue fundada en 1970 y siendo uno de los nuevas, universidades modernas en Baviera, muy cercana a otra reconocida Universidad La Hochschule für Gestaltung  HfG, Escuela Superior de Proyectación o Escuela de Ulm) fue una escuela universitaria de diseño en fundada en 1953 por la escritora Inge Aicher-Scholl, el diseñador gráfico y tipógrafo alemán Otl Aicher y el arquitecto, pintor, escultor, diseñador gráfico, tipográfico e industrial, publicista y educador suizo, Max Bill. La HfG ganó rápidamente el reconocimiento internacional.

En todas ellas había la maravillosa práctica y exploración de las ideas, y sobretodo en Alemania la objetivación de los conceptos en proyectos y procesos. Y creo que es en realidad una de las más potentes capacidades del arte, la que realmente marca la innovación: Explorar, dibujar , expresar. Y aun hoy aquí en mi cultura me oigo teorizar y defender este tema.

Porque creo que un espíritu innovador no solo lo da una teoría, ni siquiera una buena herramienta, creo que la capacidad creativa la da la intención.

Otro factor que hecho realmente en falta es la colaboración, el cooperativismo profesional enriquecedor de la multidisplinariedad pero desde una visión integradora no solo en centros de formación, sino en centros de búsqueda de nuevas realidades.