Muchas veces en un proceso, proyecto o idea de negocio tendrás que tomar decisiones.

Mi consejo es que las tomes.

No sin antes descubrir que te ha llevado a esa encrucijada. Míralo como un cruce de caminos, algo te ha llevado hasta allí, y algo te pide que escojas entre dos o más opciones. Describir ese algo en un papel es de gran ayuda.

Elegir, o veces tiene una connotación de descartar, a veces sin embargo puede significar optar por algo, y aunque parezcan antónimos no lo son. La experiencia en el campo de la emprendeduria, si me ha dejado claro una cosa, que la opción en el desarrollo de los proyectos que es del todo inválida: es la de huir sin moverse del sitio.

Como todo en la vida las opciones son múltiples y propias, lo mismo que las responsabilidades, y no querer ver no mejora la visión de nada, y menos de un proyecto.

Y la verdad es que a veces nos da miedo saber, o reconocer o aceptar, todas ellas son formas de tomar decisiones, porque disponer de la información que nos suponga escoger, es en realidad el mejor camino para tener opciones, o …

¿ Crees que es mejor la ignoracia?

Seguramente preguntado de esta forma es más fácil encontrar una respuesta, pero a veces las preguntas no resultan así de evidentes.

En muchas ocasiones el avance o freno de un proyecto profesional o empresarial trata de este tema, de tomar decisiones, de enfrentarse a la información que tenemos delante, o de recabar los datos necesarios que contribuya a confirmar las opciones y que nos ofrezcan luz a lo que ya sabemos.

Si hay algo que preseinets que te vaya a pedir escoger, mi consejo es que le des espacio para entenderlo, que lo analices de modo objetivo y que no dejes la oportunidad de escoger por miedo a lo que sea.